El més fàcil és culpar els altres però és poc probable que t’ho solucionin: queixar-se és la recepta per ser infeliç.

Extrec alguns fragments de l’entrevista a Mikah de Waarth a La Vanguardia del 26/03/2014 d’on podem fer moltes reflexions interessants.

¿Usamos demasiado la palabra miedo?
En realidad la usamos muy poco. Para la mayoría de nosotros es preferible echar la culpa a los demás: me siento mal por mi pareja, por mi jefe, por mis padres, por la presión… En lugar de decir “tengo miedo de asumir la responsabilidad y hacer algún cambio”. Preferimos mentir y echar la culpa a los demás en vez de mirar hacia adentro y decir porqué no me atrevo a hacer ningún cambio. He tenido personas que llevan 30 años en un trabajo y durante 25 lo odian. Y siguen echando la culpa a su jefe, pero nunca han dado un paso para salir o buscar otra cosa.

Si hem treballat a diferents llocs i a tot arreu trobem “la mateixa merda” o a tot arreu ens tenen mania… potser el problema no és només l’entorn, potser el problema som nosaltres. I com arribem fins aquí?

¿Por qué cuando pensamos en el éxito laboral lo primero que nos viene a la cabeza es una cuenta corriente con muchos ceros?
Hombre, esto está bien, ¿no? Pero es más bien un resultado, si las cosas van bien, si te sientes bien con lo que estás haciendo. Para mí no es lo más importante, aunque éxito sin ganar dinero, a nivel empresarial, no es éxito. Todos trabajamos para ganar dinero, pero la única forma de hacerlo de forma razonable es que también te sientas bien. He tenido demasiada gente en consultas que gana mucho dinero pero por dentro está completamente amargada. Odian lo que están haciendo, odian su trabajo, odian a su jefe, pero siguen ahí porque ganan un pastón. Cuando se sinceran y ves sus vidas de verdad, no es nada atractivo.

Diuen que hem de guanyar prou com per a que no ens preocupem pels diners mentre estem treballant. O sigui, prou per viure dignament. A partir d’aquí més diners no seran sinònim de més felicitat ni de més productivitat. Ho recordem?

¿Nos felicitamos poco unos a otros?
Sí, demasiado poco. Lo que la mayoría de la gente responde cuando les pregunto qué es lo que les desmotiva, dicen la falta de recompensa, y no están hablando de dinero. Están echando horas y dedicando mucha energía y esfuerzo y nadie les dice nada, pero cuando hay un pequeño marrón, el jefe sí sabe encontrarles. Lo hacemos poco, en el trabajo y también en la vida.

RE-CO-NEI-XE-MENT. Parar un segon per dir-li a algú que el seu esforç es té en compte, que el que fa és important, que és útil… ens queixem que no ens ho diuen els nostres superiors i el primer que fem tot seguit és ignorar els nostres col·laboradors. Tant fàcil com és i tant que ens costa.

Ah, ¿usted critica?
Sí, pero sé que no estoy solucionando nada. Hay un dicho que dice que si apunto a otra persona porque la estoy criticando, un dedo va hacia la otra persona, pero tres dedos más me están apuntando a mí. Cómo me siento, si estoy motivado o no, es responsabilidad mía. Si lo pongo en tus manos, o en manos del jefe, él tiene que cambiar para que yo me sienta bien. Esto no funciona. En lugar de darme cuenta de esto prefiero manipular a la otra persona o a mi equipo.

“Es responsabilidad mía”, m’afecten les coses que permeto que m’afectin.

A veces tu creatividad encuentra trabas en el trabajo, no te dejan hacer cosas nuevas…
Si las ideas son buenas y aumentas tu responsabilidad para mejorar la empresa, tarde o temprano te van a escuchar. Pero si aplicas la ley del mínimo esfuerzo, cuando lleguen los problemas, vas a estar fuera.

Si et limites a fer el que es estrictament necessari aquest serà el teu valor i el que rebràs a canvi, l’estrictament necessari. MOU-TE!

¿productividad no es estar a las 8 con el culo pegado a la silla?
No, a veces estoy con empresas donde la gente se está comiendo el mundo. Y otras en que veo cómo la gente se levanta de la silla, y ya me entra cansancio

Es qüestió d’ACTITUD.

¿Cuáles son los errores que cometen los jefes?
Los tres más importantes son: no marcar objetivos y dejarlo en el aire para según cómo me siento digo que lo están haciendo mal; no ver cuando la gente está haciendo un esfuerzo; y no hacer nada para crear un buen clima. Bueno, y también… Si realmente quiero fracasar como jefe, busco el culpable de un marrón y lo critico; estoy ausente cuando hay un problema; e intento salvar mi puesto antes que nada.

Li poses el nom a dalt i ja tens el Curriculum de més d’un. I encara pitjor, podria ser la política de més d’una organització. A les univesitats no ensenyen a tractar amb persones i les organitzacions són això, persones.

¿Cómo hacer que te guste un trabajo que detestas?
La decisión de estar en un trabajo es tuya. No uses la crisis, tu malestar o tu inseguridad como razón de seguir en un puesto que odias. Haz algo para mejorar o, mientras estás ahí, piensa en montar tu propio negocio o dar el salto a otro trabajo. Quejarse es la receta para ser infeliz.

MOU-TE! Mentres et queixes no soluciones el problema i segur que ningú ho farà per tu. Llavors, les coses només poden empitjorar.

 

Entrevista completa: LA VANGUARDIA

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s